Anuncios

Soy

Soy apenas un sueño insertada en una realidad, estoy hecha de debilidad y fortaleza, de miedo y deseo, de fé y desesperanza, viste mis mundos la arrogancia y la humildad, la insania y la serenidad, la tristeza y la alegria, será por eso que respiro un aire casi melancólico y a veces, hasta parece que estando aqui me veo en lejania. Llevo en la mirada todos los olvidos y en la boca el sabor de besos que nunca di, en mi piel está tatuado el roce que me reinventa y hace de mi la otra, que nunca fui. Sou múltiples transmutaciones que se amalgaman y se contradicen, que se anudan, se ensanchan y esparcen hasta desbordar mi pequeña arquitectura. Mis mundos coloridos son como alas de un colibrí, ansiosas, agitadas, fugaces y espléndidas, mis mundos monocromáticos son como la copia de un instante sin revelar, por momentos, cuando se ensamblan, soy yo, con todos mis mundos, entonces soy la integridad.

Límites

Escenário…

un ancho panorama

con límites que no impongo.

Exílio…

un insulto a mis fronteras

de las rutas que no nombro.

Sócio…

de un diagrama a medio verso

que no resuelvo.

Paisaje…

de una última estrofa clavada

en el refúgio de mis riesgos.

Prisma de rutinas,

pobladores del abra de los dias,

rescates efímeros de sosiegos

que no atisbo,

amalgamados al acoso de la vida

que acaricio en el borde

de un abismo.

Momentos

Tengo ganas de llorar, de vomitar la pena hasta oir el corazón y sus artérias como un latido con su eco resonar en el abismo. Debo vaciarme de mi para sentirme única y completa, quiero ser UNA otra vez, con mis marcas pero entera. Debo arrancar de mi la maleza, remover mi tierra, quitar mis escombros hasta convertirme en hueco donde siempre haya horizontes y sea cobijo de vuelos. Ya no más el ostracismo, sólo quizás un exilio en donde estar a solas conmigo. Quiero tal vez una luz en ese hueco vacío y descubrir en su cuenca de la vida algún sentido. Quiero sentir en el rostro el aire que yo respiro y en la noche solo paz por compañia. Quiero a través de su abra ver el vuelo de gorriones e imaginar escalones sobre el mar en su infinito. Quiero grabar en la retina la inmensidad de su cala para beber los colores de anocheres rojizos, la mutación de la luna cuando me muestra la cara y leve dejarme estar cuando amanece en mi rada. Quiero ser esa grieta por donde escape mi NADA, el huero que me contenga cuando estalle alucinada y el cóncavo en donde enloquezca si la lucidez me llama. 

A mi hija

Comparto lo que ella representa en mi vida y quizás, algunos silencios también se escriban en las líneas de este cuaderno de retazos de mi vida.



Ya no me destregua, ya no me des pausas,
que andar a tu ritmo ya no me cansa.
Vive la vida con todas tus ansias y
perfora el aire con toda la audacia.
Que nada te toque, que nada te alcance,
que de mi carcasa vacía de aliento,
ya perdida el habla y con los ojos ciegos,
le ha sobrado el alma.
Quiero que comprendas que la vida cambia,
que días muy largos de noches pequeñas
se vantransmutando e invierten la gama.
Si en algún momento, sin ninguna causa,
la sombra del árbol se mece en tu cama
sabrás que me he ido a ninguna parte,
que me he recostado al azul de tu almohada.
Quiero que comprendas que la vida abraza,
que la vida besa y también maltrata.
Nunca te detengas, anda a toda marcha,
que estaré impulsando detrás, por tu espalda.
Quiero que comprendas que solo han cambiado
atavíos viejos por otros eternos,
más puros, másbuenos.
No me llames nunca, no me pidas nada
que yo sabré siempre lo que te hace falta.
Tienes en las manos todos mis objetos,
cosas materiales que aquel traje amaba,
son tuyas mis cosas, mi sillón, mis libros,
mis fotos, mi casa y todo el orgullo
del decreto estampado sobre blanca área
y aquella medalla que un día prendieron
sobre mi solapa.
Di siempre verdades sobre mi pasaje,
que fui una iracunda, impulsiva en actos,
fácil de palabra, dura de asustarse,
que no medí fuerzas cuando fui atacada
e hice sentir hondo el rasgar de mi garra.
De a ratos recuerda que amé, que te amé
con la sangre,el hueso y la carne
y que te sigue amando más que nunca
mi alma.
Si en alguna vuelta ansiaras mirarme,
me verás sonriente en ese hijo tuyo,
en los bellos ojos bajo sus pestañas.
Quiero verte leerme con ancha sonrisa,
tan ancha que quite de tu corazón las lágrimas
que un hondo suspiro te agigante el pecho
y des a mi reposo la deseada calma,
que valió la pena, que nada fue en vano.
Sonríe! Te ama.
Tu madre.